Lo que diría la esposa de Lot si no fuera columna de sal

I’m grateful for this Spanish version of my poem, “What Lot’s Wife Would Have Said (If She Wasn’t a Pillar of Salt)” translated by Jeremy Osner. For more of Jeremy’s tranlations check out his website.
 
 
Lo que diría la esposa de Lot si no fuera columna de sal
por Karen Finneyfrock
traducido por Jeremy Osner
con consulto de Ludvila Calvo-Leyva
 
¿Recuerdas bien cuando nos encontramos
en Gomorra? Cuando aún no tenías barba —
y yo engrasaba el pelo, iluminada por el farol antes de 
verte; éramos jóvenes y con esa juventud nos sonrojábamos
como frutas magulladas. ¿Nos interesó entonces
lo que pasara entre los vecinos
en la oscuridad?
 
Mientras nos nacía la primera hija
al lado del río Jordán, mientras
la rosada cabeza de la segunda
se esforzaba, saliendo de mi cuerpo
como promesa ¿nos preocupó
cómo usaran la lengua
los amigos?
 
O ¿cuáles grietas nuevas encontraron
para lamer el amor? o ¿cuál carne extraña
encontraron para empujar el placer? En llamarlos
entonces sodomita, sólo quisimos decir
vecino.
 
Cuando nos mandaron los ángeles correr
de la ciudad, te acompañé;
pero estos ángeles sabían también 
que mira la mujer siempre atrás.
Déjame así decirte, Lot,
cómo lucía tu ciudad en llamas
puesto que tú nunca te volviste para mirarla.
 
Los dedos pegajosos del azufre se arrastraban sobre la piel
de nuestros compatriotas. A pelo quemado y a huevos
rancios apestaba. Observé a los amigos sacando trozos
ardiendo de sus rostros. ¿Hay una forma 
tan obscena de amar?
 
Cúbrete los ojos con fuerza,
hombre, hasta que veas las estrellas. Convéncete 
de que miras el cielo.
 
Pues el hombre que es bastante débil para cerrar los ojos mientras 
se castiga a los vecinos por la forma en que se aman merece a un dios 
 
malévolo.
 
Todo esto te lo diría, Lot,
si no se hubiera secado océano en la lengua.
En lugar de eso me quedaré aquí; mi cuerpo soplará
grano a grano de regreso a la tierra de Canaán
Voy a quedarme aquí
y te veré 
correr

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Comments are closed.